jueves, diciembre 29, 2016

Diez momentos que marcaron 2016

Se acaba 2016 y este será un año en el que, sin grandes alegrías al final de la temporada, que es cuando tienen que llegar, no va a dejar mal sabor de boca en absoluto al aficionado txruri urdin, que lo va a despedir con un equipo viviendo un gran estado de forma tras un par de años bastante decepcionantes y con la salida de sus dos anteriores entrenadores por la puerta de atrás. Estos son los diez momentos que han marcado el devenir de los últimos doce meses.

· En recuerdo de Tximist
La muerte de Tximist fue un golpe duro. Acostumbrados a verle con el equipo, la noticia fue algo que nadie esperaba porque 54 años no es edad para dejar esta vida. Es lo que, por desgracia, le sucedió a Juan Carlos Samaniego. El homenaje, por supuesto, era necesario y se hizo en el encuentro ante el Valencia, el 10 de enero. Tras un muy emotivo minuto de silencio, la imagen del preparador físico, que había llegado a la Real en 2004 y había pasado por diferentes equipos de categorías inferiores hasta dar el salto al primer equipo en la temporada 2013-2014, presidió el partido. Toda la plantilla se fotografió con ella antes de que el balón echara a rodar, y los dos goles que hizo Jonathas para derrotar al conjunto valenciano fueron para él. El bueno de Tximist seguro que los celebró desde donde estuviera viendo el partido.

· La mayor goleada de la historia como visitante
Casi pasó desapercibido, pero el 0-5 que la Real le endosó al Espanyol el 8 de febrero igualó la mayor goleada lograda por el equipo txuri urdin como visitante en un partido de Primera División. Lo había logrado el equipo entrenado por Bernd Krauss en Oviedo, en la temporada 1997-1998. Diecinueve años después, el conjunto realista repitió el marcador y, en realidad, viendo la superioridad que mostró en el campo, desperdició la ocasión de superarlo. Jonathas hizo el 0-1 ya en el minuto 4, y Vela puso el partido en una posición inmejorable en el 7. Para ver cómo aumentaba el marcador ya hubo que esperar a la segunda mitad, Oyarzabal hizo el 0-3 en el minuto 51 y Reyes el 0-4 en el 55. El marcador final lo rubricó de nuevo Jonathas en el minuto 88, con una Real que ya no quería hacer más sangre en su derrotado rival. El marcador, en todo caso, pasó a la historia.

· Victoria en San Mamés
Ganar el Athletic siempre es uno de los momentos más destacados de cualquier año. Hacerlo, además, en San Mamés, redondea el logro. Tras el varapalo sufrido en Gijón, Eusebio fortificó al equipo el 21 de febrero para ir a Bilbao y esa versión más rocosa encadenó cuatro victorias consecutivas. Una fue precisamente esta, con un solitario gol de Jonathas, en su tarde de mayor gloria en su breve paso por el equipo txuri urdin y que celebró con sus clásicas metralletas. Vela, en uno de los momentos puntuales en los que sí demostró en la pasada Liga la calidad que atesora, dejó una enorme asistencia para que el brasileño anotara. La Real dejó que el Athletic se quedara con el balón, pero un sensacional trabajo defensivo comandado por un brillante Illarramendi hizo que no le sirviera para nada. La victoria se coronó con foto triunfal en el vestuario que escoció bastante en Bilbao.

· Casi el gol del cojo
Uno de los momentos más duros de 2015 fue la lesión de Agirretxe. Lo habría sido más de saber que su baja se iba a prolongar casi durante un año. Casi es así, porque hubo una reaparición momentánea el 27 de febrero, ante el Málaga y en Anoeta. Y quizá no debió hacerlo, porque saltó al campo con mucho dolor en el tobillo dolorido, pero Eusebio no encontró mejor solución ante la plaga de bajas con las que la Real afrontó el partido. Como el equipo visitante se había adelantado en el marcador en el minuto 55, el técnico realista decidió dar minutos a su gran goleador de la pasada campaña, aunque sólo jugara la primera mitad del año, y este no defraudó. En el minuto 80 cazó un balón suelto en el interior del área y rescató el empate para la Real. Desde entonces, no ha vuelto a jugar. No es que fuera el gol del cojo, pero casi.

· Nueva victoria ante el Barcelona
Cada año, la visita del Barcelona provoca la sensación de que esta vez el equipo blaugrana sí va a conseguir la victoria. Y eso todavía no ha sucedido desde que la Real volvió a Primera en 2010. El 9 de abril, con una Real que tampoco tenía ya mucho en juego y con un Barcelona que sí luchaba por la Liga que finalmente ganó, daba la impresión de que podía ser el día en que Anoeta cayera, pero un maravilloso gol de Oyarzabal en el minuto 4 bastó para lograr una nueva victoria. Su cabezazo, que habría firmado el mismo Kovacevic, fue el preludio de una nueva demostración de garra. Rulli, partidazo el suyo, paró todo lo que intentó el equipo blaugrana, y el marcador puso ser incluso más favorable a la Real si hubiera sido capaz de aprovechar algún contragolpe. En todo caso, cuarta victoria seguida para los realistas ante los barcelonistas y quinta en las últimas seis temporadas, algo que no ha logrado ningún equipo de Primera ante este Barça intratable.

· Bautista, la cantera que no cesa
Por muchos fichajes que pueda hacer la Real, por muchos logros que se puedan conseguir, sigue provocando una alegría inmensa ver cómo un canterano se abre camino en el primer equipo. Y más si es un delantero, posición en la que parece todavía más difícil lograr el reconocimiento. Jon Bautista debutó con los mayores el 24 de abril, ante el Villarreal, pero fue el 8 de mayo, ante el Rayo, cuando consiguió su primer gol con el primer equipo. Cuando conectó ese buen disparo desde la frontal que se convirtió en su primer gol con la Real y en el que era su tercer partido en Primera División, Bautista sólo había disputado 21 minutos en la máxima categoría. La Real ya no se jugaba nada y, aún así, fue un momento de enorme alegría ver a un chaval con ganas de triunfar en casa. Y fue el primer paso de una carrera que, poco a poco, parece consolidarse a lo grande.

· Se rompe la racha de los derbis
Las rachas se rompen, es inevitable. Y la de la Real en los derbis contra el Athletic se rompió el 16 de octubre. Tras ocho encuentros sin perder ante el equipo bilbaíno, cuatro temporadas completas, el equipo de Eusebio, cayó en el primero de los duelos de máxima rivalidad de esta campaña. Y lo hizo cuando lo tenía todo para prolongar su buena estrella en estos encuentros. Zurutuza adelantó a la Real en el minuto 16, coronando un muy buen arranque de partido. Pero la Real se echó atrás, perdió la intensidad y dejó que el Athletic, sin hacer gran cosa, se hiciera dueño y señor del partido. El 0-1 al descanso fue un espejismo, y el Athletic le dio la vuelta al partido en un cuarto de hora con goles de Munian y Aduriz. Williams hizo el tercero en el 77. Y ya en el 82, Iñigo Martínez recortó distancias. Incluso con su deficiente actuación, la Real tuvo la opción de empatar en los minutos finales, pero parecer que es mejor equipo no fue suficiente para puntuar en San Mamés y prolongar la racha.

· Cae el Atlético
Anoeta venía siendo terreno abonado para el Atlético de Madrid desde el regreso de la Real a Primera División. Seis visitas y nada menos que cinco victorias para el conjunto colchonero. Por eso, ganar al Atlético como lo hizo la Real en la presente temporada, el 5 de noviembre, superándole en una segunda parte excepcional, fue una espléndida noticia. No fue en absoluto un borrón que el triunfo llegara con dos goles desde el punto de penalti, los dos en esa gran segunda mitad. Yuri, bestial partido el suyo, provocó la primera pena máxima que Vela transformó en el minuto 55 con un lanzamiento raso y seguro a la izquierda de Oblak. El propio Vela fue quien forzó el segundo, derribado en un maravilloso gambeteo dentro del área, y en esta ocasión cedió el lanzamiento a William José, que hizo el 2-0 en el minuto 74 mandando el balón al mismo lado que en el 1-0 pero con mucha más fuerza.

· La quintaesencia de la Real de Eusebio
La segunda visita del Barcelona a Anoeta en este 2016, el 27 de noviembre, no se saldó con victoria realista, pero fue probablemente el mejor partido disputado por el cuatro txuri urdin ante el blaugrana desde el ascenso en 2010. Casi nada, viendo los números que tiene el equipo ante el Barcelona en los últimos tiempos. La Real de Eusebio superó al Barça de Luis Enrique, al campeón de Liga, a uno de los mejores equipos del mundo, en todos los aspectos posibles de un partido salvo en uno, el marcador. Dolió ver que una Real muy superior no logró vencer, el gol de Willian José se vio compensado después por uno de Messi, pero dio igual, porque la demostración ya se había hecho. Esta es la Real de Eusebio. Y es una capaz de superar a cualquier rival que se le ponga por delante cuando juega de la mejor manera que sabe.

· Vela falla su primer penalti
Xabi Prieto es leyenda desde los once metros, pero esta temporada todavía no ha lanzado un solo penalti. Los lanzadores son Vela y Willian José. Y sin el brasileño en el campo, el mexicano fue el encargado de lanzar el penalti ante el Valencia el 10 de diciembre. El propio Vela había provocado la pena máxima y se apropió del balón, pero delante de él estaba Diego Alves, un guardameta que había detenido 22 de los 46 penaltis que le habían lanzado en la Liga española. Y, claro está, el de Vela fue el 23º. Era la décima pena máxima que lanzaba el realista desde que llegara a la Real en la temporada 2011-2012, y las nueve anteriores habían acabado en gol. Eso sí, aunque ese penalti no rubricara el triunfo de la Real, este acabó llegando y Vela contribuyó dando las asistencias de dos de los tres goles que hizo el equipo de Eusebio.