lunes, agosto 29, 2016

Tomado El Sadar, estos son los retos pendientes a domicilio

Los jugadores de la Real celebran el triunfo en El Sadar.
La Real llevaba catorce años sin ganar en Pamplona, con lo que el 0-2 logrado este sábado rompe una de las maldiciones a domicilio que tiene el equipo txuri urdin. De hecho, cierra de esta manera su peor racha en El Sadar, ocho encuentros consecutivos sin lograr allí la victoria, el peor registro histórico para los realistas en sus enfrentamientos contra el equipo navarro. Pero tomado El Sadar, aún le quedan a la Real bastantes retos históricos a domicilio para lo que queda de temporada. Hay nada menos que seis campos más en los que no ha logrado sumar los tres puntos al menos en la última década en partido de Primera División, aunque en dos de ellos sí logró salir victorioso durante su tránsito de tres años por Segunda.

Por supuesto, la palma se la lleva en el Camp Nou, el escenario maldito por excelencia de la Real desde hace ya demasiado tiempo sin que nadie parezca conocer la explicación u ofrecer una solución. Son ya 25 años los que han transcurrido desde su última victoria, el 1-3 de la temporada 1990-1991 en el que jugó un papel capital el recientemente fallecido Dalian Atkinson, autor del primer gol de un marcador que redondeó el gran John Aldridge con dos más. Desde entonces, la Real acumula 21 derrotas y un solo empate en el coliseo del Fútbol Club Barcelona, donde ya se ha convertido, tras aquel 1-1 de la temporada 1994-1995, en el único equipo que ha perdido 18 veces de forma consecutiva.

No llega a estos extremos tan dramáticos, pero el Santiago Bernábeu es también otro campo terrible para la Real. La última vez que logró una victoria fue en la temporada 2003-2004, el inolvidable 1-4 de la última jornada que sirvió de carta de presentación de un jovencísimo Xabi Prieto que hizo dos goles, uno de ellos de penalti a lo Panenka, para que De Paula y Kovacevic coronaran una espléndida goleada. Han pasado ya doce años de aquella y el Real Madrid casi ha logrado un pleno con la Real desde entonces: ocho victorias como local en los nueve partidos que han jugado. El maquillaje para la estadística de la Real es el empate a uno logrado en la temporada 2005-2006 con gol de Mark González.

Aunque parezca paradójico, el rival al que la Real no gana en Primera desde hace más tiempo es Las Palmas. El equipo txuri urdin salió victorioso de allí en la campaña 1986-1987, por 0-1, gol de Zamora logrado desde el punto de penalti. Han pasado ya casi treinta años de aquello, que se dice pronto, aunque hay dos matices a este registro que es importante anotar. En primer lugar, desde entonces sólo han jugado en la máxima categoría en cuatro ocasiones, con tres victorias para los locales y un empate. Y después, que la Real sí logró la victoria en Segunda. Incluso no conoció la derrota en los tres años que estuvo en la categoría de plata en su último paso por ella, con dos victorias y un empate.

Los otros tres campos en los que hace más de una década que no vence la Real en partido de Primera son Mendizorroza, Balaídos y El Madrigal. El cuadro txuri urdin venció al Alavés 0-1 en la 2000-2001, con gol de Jauregi, y desde entonces no ganó ni en primera, dos derrotas y un empate, ni en Segunda, dos encuentros perdidos incluye aquel doloroso 3-2 de la 2007-2008. El último triunfo en Balaídos ante el Celta es el 2-5 de la 2003-2004, con tantos de Kovacevic, Milosevic en propia puerta, Xabi Alonso y dos de Nihat, aunque la estadística allí no es tan mala, dos derrotas y cuatro empates en Primera, y dos igualadas más y la victoria por 0-1 con gol de Nsue en la 2009-2010 en Segunda. Ante el Villarreal, la Real tampoco tiene tan mala estadística, con tres empates y tres derrotas en sus seis últimas visitas, pero no logra un triunfo allí desde el 0-2 de la campaña 2005-2006 que certificaron Mikel Alonso y Mark González.