viernes, marzo 18, 2016

PREVIA Real Sociedad - Las Palmas. El termómetro de la desilusión

Así hizo Labaka el 2-2 de la última visita de Las Palmas, en 2010.
Cuando en verano se formó la plantilla más cara de la historia de la Real Sociedad, seguro que en los altos estamentos del club no veían posible que la jornada 30 (sábado, 18.15 horas, Anoeta, Canal + Liga) fuera un termómetro de la desilusión txuri urdin. Pero eso es exactamente lo que es, ya que el equipo realista está en tierra de nadie, sin opciones europeas y con la salvación prácticamente certificada a poco que gane uno o dos partidos más, con una plantilla que no ha dado la talla y con el único objetivo ya de demostrar que hay alguna razón para volver a confiar en parte de este grupo para que lidere un nuevo proyecto ilusionante la próxima temporada. Eso lo tendrá que hacer en todos los partidos que le restan a esta triste Liga, empezando por el de Las Palmas, el rival maldito de esta temporada, causante del cese de David Moyes hace ya una vuelta y artífice de la eliminación copera ya con Eusebio Sacristán a los mandos del equipo.

La gran noticia de la semana está en los regresos de Zurutuza y de Carlos Martínez, y en que la enfermería realista se está quedando casi vacía, hasta el punto de que la única noticia preocupante sigue siendo la muy prolongada ausencia de Agirretxe, después de haber vuelto efímera y precipitadamente tras la lesión que sufrió en el Santiago Bernabéu en el último partido del año pasado. Junto a él, están fuera Raúl Navas, que no hay que olvidar que aún todavía no ha debutado con la Real, y Canales, que no jugará más en esta temporada. Entrando los dos potrillos ya habituales e inamovibles de la convocatoria, los que se quedan fuera por decisión técnica son Zaldua, De la Bella y, la más sorprendente de todas, la de Bruma, un jugador cuya estrella parece estar apagándose en el equipo txuri urdin, y cuya exclusión vuelve a reducir las opciones ofensivas de Eusebio en el banquillo.

Rulli, obviamente, estará bajo palos. Lo normal es que la defensa la formen Elustondo y Yuri como laterales, e Iñigo Martínez y Reyes como centrales. Sería muy sorprendente que Illarramendi y Pardo no formaran en el centro del campo, y, a la espera de alguna sorpresa, es desde la tercera plaza de la línea media donde comienzan las dudas. Si Eusebio sigue el patrón habitual, Xabi Prieto cerraría esa terna, pero no se puede descartar el regreso de Zurutuza. Si Vela es titular, como parece a tenor de las declaraciones del técnico, lo sería junto a Oyarzabal y Jonathas, pero si el mexicano sigue empezando como suplente, sería el capitán quien jugara en la banda. En el banquillo quedarían Olazabal como guardameta suplente, Carlos Martínez, Mikel González, Héctor, Markel y Granero. Si cabe esperar alguna sorpresa es porque con ese once lo más ofensivo que quedaría en el banquillo sería Héctor.

Con su racha de cuatro jornadas sin ganar, la Real vuelve a estar más cerca de la zona de descenso, a ocho puntos, que de la europea, a diez de la séptima plaza y a doce de la sexta. Las Palmas, que ha enderezado el rumbo con Quique Setién al frente, está en la decimoquinta posición y tiene un colchón de tres puntos sobre los tres últimos. Tras cuatro victorias consecutivas, la Real suma otras cuatro jornadas sin ganar, con dos empates a uno consecutivos en Anoeta y dos derrotas fuera que han alejado a los de Eusebio de la lucha por Europa. Los realistas suman cinco victorias en Anoeta en los 14 partidos que ya han jugado, pero suman un mes sin vencer en su estadio, desde el 3-0 al Granada. El Real Madrid frenó una racha de tres victorias consecutivas de Las Palmas, pero hay un registro histórico importante en juego, y es que el equipo canario nunca ha ganado tres veces seguidas como visitante en Primera, algo que lograría si triunfa en Anoeta. Estos, de hecho, son los dos únicos partidos que ha ganado fuera.

La historia depara pocos rivales más propicios para la Real en su estadio que Las Palmas. 31 veces ha visitado Donostia y sólo ha logrado una victoria y seis empates. En Primera se han cruzado en 28 ocasiones, con 22 victorias de la Real, cinco empates y el mencionado triunfo visitante, que se produjo por 0-1 en la temporada 1967-1968. La mayor goleada txuri urdin, un 6-0, se repitió en dos ocasiones, en las campañas 1959-1960 (dos goles de Paz y uno de Gallastegui, Rivera, Echarri y Gordejuela) y 1985-1986 (dos de Bakero y uno de Uralde, López Ufarte, Zamora y López Rekarte). A pesar de que Las Palmas lleva veinte partidos sin ganar en Anoeta, 23 si sumamos los datos de Segunda (dos victorias para la Real y un empate), sus dos últimas visitas en Primera y la última en la categoría de plata acabaron en empate.

El último duelo en Primera, el de la temporada 2001-2002, tuvo un sabor muy amargo para Las Palmas, ya que con el 1-1 que se registró en aquella última jornada de Liga el equipo canario se marchó a Segunda. Jorge adelantó a los canarios de penalti a los 20 minutos, pero cuando los resultados de otros campos condenaban a Las Palmas al descenso Kovacevic pudo empatar en el minuto 77. La última visita de este rival a Anoeta se produjo en Segunda, en la temporada 2009-2010, y el resultado también fue de empate, aunque a dos goles, en un disputadísimo partido bajo la lluvia que pudo acabar de cualquier manera. Todos los goles, en la segunda parte. Se adelantó la Real por medio de Carlos Bueno, pero Las Palmas le dio la vuelta al partido en tres minutos con sus dos primeras llegadas, con goles de Rondón y Darino. Y pudo hacer el 1-3, que Carlos Martínez salvó bajo palos justo antes de que Labaka lograra un punto de orgullo haciendo el 2-2 en el minuto 89.