lunes, junio 23, 2014

Ayza Gámez y Muñiz Fernández, los dos árbitros más perjudiciales para la Real, a Segunda

Ayza Gámez, en el partido contra el Atlético de la 2010-2011.
El Comité Técnico de Árbitros ya ha decidido qué dos colegiados de Primera descienden a Segunda y la decisión no podía ser más afortunada para la Real, y es que los dos colegiados que pierden la categoría, Miguel Ángel Ayza Gámez y César Muñiz Fernández son los dos colegiados en activo que más perjudiciales han resultado para el conjunto txuri urdin. Y lo son, además, con bastante diferencia entre los 20 árbitros que militaron la pasada temporada en Primera (no contaría Delgado Ferreiro, que no puede arbitrar a la Real por ser integrante del Colegio Vasco). Ayza Gámez ha arbitrado a lo largo de su carrera doce partidos a los realistas y nada menos que ocho, el 66 por ciento, se saldaron con derrota. En el caso de Muñiz Fernández, las derrotas ascienden hasta las nueve, el 56 por ciento, en 16 encuentros dirigidos. Y no son sólo los resultados, ambos trencillas son de nefasto recuerdo para la Real por sus actuaciones.

Ayza Gámez ha arbitrado al equipo donostiarra en once partidos de Liga, todos ellos en Primera, y el balance no puede ser más negativo. El día en que sus caminos se cruzaron por primera vez ya dejó claro que sus encuentros no iban a ser positivos para la Real: 5-2 perdió ante el Mallrca en la jornada 2005-2006, aunque su actuación no tuvo mucho que ver en aquella goleada. Esa misma temporada, arbitró el 1-3 del Zaragoza en Anoeta. Y la siguiente, la del descenso, el 0-0 en Mallorca (día en el que expulsó a Gerardo por doble amarilla a más de veinte minutos para el final). Tras volver a Primera, Ayza Gámez se convirtió en el triste protagonista de las dos primeras visitas del Atlético de Madrid a Primera, convirtiéndose en factor decisivo de las dos victorias colchoneras. La última derrota de la Real con él también fue sonada, 4-3 en Almería, en un día que señaló tres penaltis, los dos que favorecieron a los locales inexistentes y además producidos fuera del área.

La Real sólo venció en dos ocasiones con este árbitro valenciano, y curiosamente en ambos triunfos tuvo un papel destacado el colegiado. La primera de esas victorias fue en la temporada 2012-2013, 0-1 en el Vicente Calderón, con un gol de Xabi Prieto que partía en posición de fuera de juego. Paradójicamente, siendo uno de los colegiados que más ha perjudicado a la Real en los últimos años le dio una victoria de enorme mérito y de gran importancia en la pelea por la Champions League. La segunda, la pasada campaña y también por el mismo marcador, fue en el Benito Villamarín ante un Betis ya descendido, y por un penalti, éste señalado acertadamente, que sufrió y transformó Vela. Este fue el último encuentro en el que se cruzaron los destinos de Ayza Gámez y la Real. La estadística se cierra con un partido en la Copa de la pasada temporada, el de Algeciras, en el que el resultado final fue de 1-1.

Muñiz, con la roja, en el Bernabéu en 2006.
En el caso de Muñiz Fernandez, fueron quince los partidos de Liga que arbitró a la Real, todos ellos también en Primera. El primero de ellos ya fue lo suficientemente polémico como para que su nombre se grabara a fuego en la memoria del aficionado realista. Fue el derbi en Anoeta con el Athletic de la temporada 2000-2001. El 0-2 que lograron los bilbaínos rompió una racha de quince derbis consecutivos sin que la Real perdiera y fue fundamental para la derrota que no señalara un clamoroso penalti por mano en el área del Athletic. Pitó un segundo derbi, dos años después, y ahí ya quedó claro que Muñiz Fernández no iba a ser un nombre agradable de escuchar para la Real. Fue el 3-0 de la temporada 2002-2003, la primera derrota del equipo de Raynald Denoueix, en un día en el que dejó sin señalar varios penaltis cometidos sobre Kovacevic, en un impresentable marcaje de Aitor Ocio, y en el que acabó expulsando a Nihat.

No acaban ahí las decisiones de Muñiz perjudiciales para la Real. En la temporada del descenso, expulsó exageradamente a Aranburu en el Santiago Bernabéu, en un encuentro que acabó 2-0. En la primera de Philippe Montanier, la 2011-2012, él estaba en el campo en dos de las grandes goleadas que sufrió el equipo, el 4-0 de Vallecas (expulsó correctamente a Iñigo Martínez al poco de empezar por un penalti que abrió la goleada) y el 0-4 del Atlético en Anoeta (donde no señaló una clara mano de Juanfran dentro del área todavía con 0-1 en el marcador). En su último partido liguero con la Real, a pesar de que acabó con victoria txuri urdin, su arbitraje fue terrible y cometió numerosos errores de bulto. Fue el 4-3 al Celta en Anoeta de la temporada recién finalizada. Para completar las curiosidades, si Ayza Gámez pitó el encuentro de ida ante el Algeciras de la Copa, Muñiz se encargó de la vuelta, con una rotunda victoria realista por 4-0.

Una vez eliminados Ayza Gámez y Muñiz Fernández de la ecuación, el árbitro con el que la Real tiene peores números es Fernández Borbalán, que ha arbitrado a la Real en 19 ocasiones y ha perdido nueve, el 47 por ciento. Undiano Mallenco y Velasco Carballo son otros colegiados que no tienen buenos númeors con la Real. Por contra, si hay un árbitro que el equipo txuri urdin puede considerar casi fetiche, ese es Pérez Montero, con el que ha ganado ocho de los catorce partidos que le ha dirigido entre Primera y Segunda División, nada menos que el 57 por ciento. En la división de plata, con siete encuentros, el conjunto txuri urdin no llegó a conocer la derrota con el andaluz, algo que sólo sucedió en el primer encuentro que le dirigió en la máxima categoría, 2-0 en La Romareda ante el Zaragoza en la temporada 2011-2012. El único árbitro en activo y en Primera con el que la Real no ha perdido jamás es Prieto Iglesias, aunque sólo le pitó en dos encuentros de la temporada pasada, el 0-0 como visitante ante el Levante y el 0-1 en Villarreal en la Copa.